LAS NECESIDADES BÁSICAS

de del

            Si nada lo impide , todos los seres de la naturaleza tienen una tendencia natural a desarrollarse para alcanzar todo su potencial.  El ser humano , tiene la tendencia a sentirse bien consigo mismo y con otras personas, a buscar su felicidad y a encontrar sentido a su propio vivir. Pero a diferencia de cualquier otro ser vivo, la necesidad de protección del ser humano recién nacido es absoluta . Un bebé es un ser indefenso , incapaz de alimentarse, moverse por sí mismo y que depende de los cuidados de sus padres para sobrevivir y desarrollarse.

 

            Un niño para desarrollarse,  para crecer sano y llegar a ser autónomo, independiente y autorrealizarse ,tiene ciertas necesidades esenciales  , que si se satisfacen progresa, avanza, crece  psicológicamente, pero si hay un déficit grave de alguna de ellas , surgen los problemas.

 

            El niño crece diariamente, descubriendo el mundo que le rodea. Experimenta y se aventura desde un espacio reducido que poco a poco se va ampliando y aportando nuevas experiencias . Es un avance sorprendente

           

 

            Las necesidades básicas que las personas necesitamos para desarrollarnos de forma saludable son :

1.      Crecer en un ambiente seguro y predecible, donde siente el afecto con otras personas.

2.     Autonomía , competencia y sentido de la identidad.

3.     Libertad para expresar las necesidades y emociones válidas.

4.     Espontaneidad y juego.

5.     Límites realistas y autocontrol.

 

1.-Un aspecto primordial para un bebé es sentirse seguro , ya que es una cuestión de su propia supervivencia, es una cuestión de vida o muerte. El trato que la familia da al niño afecta a la seguridad básica.  Los padres prestan atención a las necesidades del niño y dan atención y afecto, disfrutando y compartiendo con él cada nueva destreza que va adquiriendo. Sin embargo las amenazas de abandono o del abuso también provienen de las personas que son más íntimas; de aquellas que se suponen que les quieren , cuidan y protegen.

Las personas que han sido objeto de abusos, de abandono son las que resultan más dañadas en su crecimiento personal . La sensación de inseguridad, la pobreza de afectos recibidos van creando en su cerebro unas estructuras permanentes de inestabilidad e inseguridad que le acompañarán durante toda su vida. El niño que ha sufrido abandono, maltrato, privación de cariño no encuentra   un lugar en dónde sentirse  seguro.

Un niño necesita la seguridad de un ambiente familiar estable. Un hogar  en donde los padres estén presentes de manera previsible, tanto física como emocionalmente. Un hogar en donde nadie es despreciado, las discusiones se establecen dentro de los límites razonables y no se  deja al niño solo durante mucho tiempo.

Un niño que se siente seguro, puede relajarse y confiar; y es la confianza en sí mismo, en los demás , lo que va a permitir que progrese en su vida de forma natural , hacia esa autonomía, independencia y autorrealización , que le permite ver el mundo como un lugar seguro, en donde surgen dificultades , problemas , que se pueden afrontar con la confianza de que se superarán. Por el contrario las situaciones de inseguridad infantil son las más peligrosas ; conllevan un sentimiento constante de preocupación, de desconfianza, de sentirse alerta innecesariamente ante cada acontecimiento y cambio en su vida, y dejando poco espacio para emprender otras tareas.

 

2.- Para relacionarnos con los demás necesitamos amor, atención, empatía, respeto, cariño , comprensión y una guía para seguir.

En las relaciones más íntimas , los adultos sentimos ese tipo de unión que ya se estableció con nuestra madre o padre. En las relaciones sociales se trata de ese sentimiento de pertenecer a , de encajar en el ambiente social y que se establece en los círculos de amigos.

 

3.-La autonomía es la habilidad de separarnos de nuestros padres y funcionar con independencia . La familia que fomenta la autonomía muestra a sus hijos las habilidades para ser autosuficientes, responsables. Alentan a aventurarse en la vida, a explorar y a interaccionar con los compañeros. A tomar decisiones propias ,siempre con la sensación de tener una base firme y segura , un espacio seguro donde regresar.

Pero a veces se fomenta la inseguridad , la idea de que el mundo es malo , de que te van a hacer daño, sin permitir que la persona busque sus inclinaciones naturales y muy al contrario a desconfiar de los propios juicios para funcionar en la vida.

A veces se fomenta la dependencia, la sensación de no saber distinguir, de no saber decidir y ser dependiente de otros para hacerlo.

 

4.-La autoestima surge de sentirnos queridos y respetados durante la infancia por nuestra familia, amigos y en la escuela. Todos deberíamos tener una infancia que apoyara nuestra autoestima, haber recibido amor y aprecio de nuestra familia, respeto de nuestros compañeros y apoyo en el colegio. Deberíamos haber recibido alabanzas y nos tendrían que haber animado sin una crítica excesiva y sin rechazo.

            El rechazo, el desprecio, la humillación, el no sentirse querido, respetado , lleva a sentimientos de culpa, de imperfección de fracaso.

            Los niños criticados, abandonados, que han sufrido abusos, maltratos, sienten que fueron malos, que lo merecían o que eran indignos de amor. De adultos la vida se convierte en una constante vergüenza de ser como son.

 

5.- La autoexpresión implica la creencia de que nuestras necesidades cuentan tanto como las de las otras personas y que somos libres para actuar espontáneamente , sin una inhibición desmesurada.

Los niños que reciben castigos, riñas, desprecios, por sus expresiones espontáneas pierden la noción de saber disfrutar de la alegría, del compartir intereses. Creen que sus necesidades no son importantes  y no se permiten expresar sus emociones. Están demasiado inhibidos, demasiado controlados por la preocupación de la opinión de los demás . Luego predomina el resentimiento, la ira, el rencor en sus vidas.

 

 

6.-Unos padres que establecen unos límites reales, significa que no son ni excesivamente indulgentes y permisivos y dan todo lo que el niño quiere , ni permitieron una excesiva libertad y más al contrario enseñan a ser responsables .

Ello implica la capacidad de tener en cuenta las necesidades de los demás y también las propias en un equilibrio adecuado.

Los problemas de autocontrol e impulsividad acarrea dificultades para conseguir objetivos a largo plazo, ya que esperan gratificaciones inmediatas , sin tolerar las rutinas o las tareas aburridas.

Las personas con problemas de límites , tienden a atribuir la culpa a los demás , no reconocen que ellos mismos son los causantes de sus problemas.